CANTAR POR LA VIDA... NO IMPORTA SI ES POR TRISTEZAS Ó ALEGRÍAS



"Estos Cantos se harán en versos o en prosas; lo que importa de ellos es la forma de mover los sentimientos. Si éstos son de alegría: ¡Que Viva la Vida!... Y si son de tristezas ¿qué le vamos hacer? pero... ¡Que siga Viviendo la Vida!"

domingo, 14 de agosto de 2011

SIN UN TÍTULO...

“Y hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres,
como en las noches lúgubres el llanto del pinar:”
Porfirio Barba Jacob.



Dios me permita recoger la mies
De sus dulces frutos
Y con el color y el perfume de las flores
Engalanar mi barca…
Ya siento que mis velas se desinflan
Acogen sólo el aliento de él para mi alma.

Dios me permita regar la simiente
Con las gotas de mi amargo llanto
Y con la dulzura de su suave canto
Engalanar, éste, mi refugio, que se llama tierra.
Ya siento que el tiempo se hace cada día
Más corto. Y la niebla apaga mis ojos.

Dios me permite, entonces, recoger mis pasos
Con una estela de profundo silencio
¡Y me deja llorar por mí…
Completamente solo!

Ya nada detiene este infortunio…
El amargo devenir de los poetas,
Que aún cantando por la vida
Ante lo ignoto, deben elevar sus anclas
Y navegar sobre los misterios del océano
¡Desplegando un adiós
Desde lo recóndito de su pecho!


Autor: Dalit Rafael Escorcia Marchena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario