CANTAR POR LA VIDA... NO IMPORTA SI ES POR TRISTEZAS Ó ALEGRÍAS



"Estos Cantos se harán en versos o en prosas; lo que importa de ellos es la forma de mover los sentimientos. Si éstos son de alegría: ¡Que Viva la Vida!... Y si son de tristezas ¿qué le vamos hacer? pero... ¡Que siga Viviendo la Vida!"

domingo, 26 de marzo de 2017

SON SONIDOS…

                                             “La poesía debe ser un poco seca para que arda bien, y de este modo iluminarnos y calentarnos.”
Frase de Octavio Paz.
Las palabras son el lazo
esa atadura que nos une…
con ellas, nos sentimos uno…
unidos por el amor a los sonidos.

Las palabras se entretejen
creando un universo de sentidos,
jamás con las palabras va el olvido
vertiendo en la mente sus hieles…

son ellas, la luz del horizonte, tan fieles
que en su recorrido buscan la rima…
ese sonido diamantino, que nos mueve
y estimula nuestra alma, más que fina…

Ellas son, una imagen a la conciencia.
Y del corazón, pura andanada de emociones  
que se vuelcan en la mirada y reflejan en la razón
seduciendo  a nuestra alma a escribir con la pasión,
mientras llegan las preguntas del olvido y el amor
a forjar resentimientos y en la vena un gran dolor.

Autor: Dalit Rafael Escorcia Marchena.

Marzo 26 del 2017.

martes, 28 de febrero de 2017

"LA MÚSICA Y TODOS SUS RUMORES."

I
La música, es aliento de Dios que nos llega de los cielos…
ese sonido de amor que nos hace diferente
es la única impronta que nos dejará marcados
bajo el velo sagrado de todos los dioses de la tierra…
es el fuego silencioso que nos enciende cada noche
y se extingue cada mañana con la humedad de los montes.

II
La música, es el eterno regalo de los vientos…
el inmenso pasatiempo de las aves cuando vuelan
y el único camino expedito de todo pensamiento
en la búsqueda terrenal de las ideas supremas…
que bajan para iluminar todos los silencios, se hacen huellas,
y se quedan escondidas debajo de cada una de las estrellas.

III
Es la música… ese puente que une al cuerpo con el alma
y teje cada uno de los silencios, con cada sonido que se calla,
ella es vibrar y movimiento entre las ondas del viento…
entre el golpe de las frescas olas en la playa y el rumor de las montañas.
Es esa fuerza que nos hace elevar nuestro cuerpo
hasta tocar palmo a palmo cada corriente de los sueños…

IV
Ahora se escucha el sonido del canto del sinsonte…
vemos caer las notas musicales sobre el agua
las ondas corren hacia las orillas… y callan…
llevan en cada cresta una exclamación de rabia
que imprime al canto un nuevo sortilegio, por ella,
dejando al instrumento la dimensión más exacta.

Autor: Dalit R. Escorcia Marchena.

Enero del 2017

domingo, 14 de agosto de 2016

PIENSO EN TI...



Pienso en ti
Como en la lluvia y el viento
En su sutil frescura
Y su salvaje movimiento…

Pienso en ti
Como en el mar y sus olas
Por su inmensidad
Y sensual movimiento…

Pienso en ti
Y no me detengo, voy corriendo
Con el mismo sentimiento…
Vuelvo a ti, y a ti me aferro.

¡Pienso en mí…
Y ya es muy tarde.
Es la noche que se abre
Y se traga mis recuerdos!

Autor: Dalit R. Escorcia Marchena.

Agosto 14 del 2016.


domingo, 7 de agosto de 2016

FIEL TESTIGO...

Vamos niña de mis ojos
Al encuentro con la noche
Eres luz y mil reproches
De mi amor y mis enojos…

Vamos niña y ven conmigo
Eres tú mi fiel testigo
Del azul que veo a lo lejos…
Y descubro que te quiero.

Ven princesa y dame un beso
Y yo besaré la ternura de tus ojos
Y saborearé el aroma de tus labios…
¡Ese néctar que destilas por tus poros
Me obnubila el pensamiento…
Y te permite embriagarte con mis versos!

Autor: Dalit Rafael Escorcia Marchena.

Agosto 7 del 2016.

sábado, 30 de julio de 2016

ANTI-PERORATA A NICANOR PARRA



“¡Para qué hemos nacido como hombres 
Si nos dan una muerte de animales! 
Nicanor Parra 

I 

…de lo existencial de tus versos, Nicanor, 
Poeta, hermano, emergió la asimetría de tus cantos 
Y se conjugó lo cotidiano de tu verbo oculto 
Con lo intrascendente de las cosas en desuso… 
No nacieron lágrimas de tus ojos profundos 
Sólo pájaros volando entre la luz y las sombras. 
Y hasta los quejidos más disimiles 
Los dejaste colgados en tu perchero de sueños 
Al lado de aquel ronronear de ese pequeño gato. 


II 
Quién diría que andas en busca de un sol plateado, 
Iluminando un árbol y unas mariposas negras… 
En medio de una flor de pétalos manchados, 
Al trascurrir el tiempo, al desgastar los años. 
Nadie duda de lo diáfano de tu triste canto 
Todos sabían que, en él, algo habías cantado… 
Y eran olas sobre el viento y brisas sobre el pasto. 


III 
¡Un negar intencional de la armonía era tu clave 
Hacer de tu voz un sonido que se abre, sin quererlo, 
A la dimensión sublime de ser escuchado sin el silencio 
Ese momento que nos embriaga tan sólo con tenerlo
Entre los labios… medio mustio, medio tierno 
De la noche hecha de polvo y, del polvo, sus recuerdos! 

IV 
En esos océanos de triviales preguntas, me hiciste, Poeta, 
Desde aquellos días, sentir vergüenza cual tozudo profesor 
Que oculta su ignorancia bajo el sucio manto 
De la arrogancia de los que van camino a la inquisición 
Y baje mi cabeza ante tu lenguaje de sencillo acento… 
Busque tus palabras en el torbellino del viento 
Dejando a las musas el rescate de mi inquieta voz… 

V 
Es tu verbo ínclito el eje del canto de los olvidados 
De aquellos que fueron soldados de la defección 
Y creaste palabras de sueños sin temor al olvido 
Abriendo caminos a un estilo único y primario 
Que guiaron mis pasos al mundo del anti poema 
Y se crecieron mis venas con tu savia vital 
Que me hizo sentir el dilema de cantar o escribir 
De negar o afirmar de los versos lo esencial… 


VI 
¡Nicanor, amigo, hermano poeta, 
Bardo de la América, ser ultra especial, 
Que diste tus sueños para sembrar poesía 
Regando en las aulas tu saber y alegría 
Del homo - triunfal… Aunque muy triste, 
Miraste del norte hacia el sur, 
Zarpando, sin temor alguno, al infinito final! 


Autor: Dalit R. Escorcia Marchena. 


miércoles, 20 de julio de 2016

OLVIDO I



"Algo me dice que el corazón se me ha caído
Al fondo de tus sueños...
Pero aún no ha sido presa de tu olvido...
Ahora me enredo entre tus sentimientos
Y me dejo llevar por el deseo
De estar recogiendo en los jardines del oriente
Los pétalos más hermosos de tus rosas...
Mas no temo por tu olvido...
Y si él algún día me llega,
Estaré mil veces preparado
Para no dejarme arrastrar por el agónico momento
Que ha cuajado la lluvia entre tus ojos y los míos..."
Autor: Dalit Rafael Escorcia Marchena.
18 de Julio del 2016.



sábado, 16 de julio de 2016

"VARIEDADES DE UN CANTO..."

I

…ese fuego nos confunde entre la hoguera.
Alma, de errante peregrino, va camino
al otro lado inexplicable de los sueños…
y se hacen libre los destellos, los azules.

Ese olor, que entre por la ventana, es invierno…
me despierta la sed insaciable de los sentidos,
pierdo entonces las ganas de seguir viviendo,
mas es la noche el único obstáculo posible.

Algo dicen los árboles al viento, y lo detienen…
ellos siguen con el sonido verde de sus hojas
el rastro oculto del canto de la noche…

Ahora caen gotas de rocío en las flores
y los pétalos se cubren con tu llanto…
se hacen húmedos y lúbricos tus labios.

II

…Al sentir la daga transitando la carne
el dolor se vino en mil quejidos…
y uno a uno cayó cada grito
en el espacio concéntrico del cuarto.

…Al sentir la angustia dilatarse
corrieron sus ojos sobre la herida…
la sangre fluyendo manchó su ropa
y se dejó venir la pequeña niña…

Alguien gritó y rompió todos los silencios,
gota a gota se nos vino la lluvia…
y la humedad se dibujó en el patio
como una mancha de agonía
arrastrada por el tiempo que se ha ido
llevando de la mano a los pequeños.


III

…despacio, nos vamos yendo
despacio, vamos llegando…
y existen voces de antaño
que nos trazan los caminos…

son huellas que van quedando
entrelazadas en la arena…
angustia, dolor y pena
por las que vamos muriendo.

Otros somos y a la vez los mismos
jinetes que atraviesan la llanura
y se dejan llevar por los ocasos…

¡Otros somos y volvemos al comienzo
sin dejar el final en el olvido
tras los suspiros del viento!

IV

…cada quien encontró su propio camino
al mirar la franja oculta de su destino…
y alguien preguntó por las cosas más extrañas
y sólo ella le respondió al olvido…

…cada quien vino por su pedazo de nostalgia
y sólo encontraron migajas de sueños
dispersas por el otro lado de la mesa
mientras aquellos reían con sus vientres repletos.

…cada quien y cada cual, se hicieron la venia
pero jamás se entendieron… y dieron media vuelta.
Su giro fue tan espontáneo que nada los hizo volver.
No es hora de pensar en esas cosas, es mejor dormir.

…cada quien observa su existencia y la limita
al espacio oculto de su propio deseo…
A veces se piensa en el olvido como algo necesario
y se vuelve a las fronteras ocultas de los sentimientos.
…cada quien revisa uno a uno su expediente
y saca sus propias conclusiones de la vida
atando a sus deseos los más íntimos rencores
sin dejar que cicatricen por sus bordes las heridas!

V
…está vestida de rosa la delicadez de tu cuerpo,
él se amolda a la forma de una flor que emerge,
que brota, de los pétalos más tiernos. Y vigorosos
como un par de volcanes, ardientes de lavas…
 tus senos incitan mis deseos e invitan a mis labios
a saborear el néctar más sublime de  los dioses…

…con la suavidad de mis manos rozo esa rosa
y se eriza tu piel abriendo los canales  más secretos
de las profundidades sagradas de tus espacios
donde con ansia busco los bordes de tus labios
y dejo sumergir mi lengua en el calor perenne


de ese nido que atrapa sin compasión mi cuerpo.

Algo me dice que son los pétalos más húmedos
que he rozado con la yema de mis inquietos dedos.
Ahora levanto el centro de mi cuerpo y me escapo
hacia el centro del cáliz con el cabalgar de tu potro
y retorno al borde de mis pensamientos eróticos
cual pequeño que busca la ternura de esos senos.


Autor: Dalit Rafael Escorcia Marchena.