CANTAR POR LA VIDA... NO IMPORTA SI ES POR TRISTEZAS Ó ALEGRÍAS



"Estos Cantos se harán en versos o en prosas; lo que importa de ellos es la forma de mover los sentimientos. Si éstos son de alegría: ¡Que Viva la Vida!... Y si son de tristezas ¿qué le vamos hacer? pero... ¡Que siga Viviendo la Vida!"

miércoles, 20 de abril de 2011

LA LUNA Y SU OSCURIDAD.





I
No sé qué decirte mujer
si estoy en medio de esta crisis:
en estos sueños de amor y de locura…
Veo venir mis años más lejanos
y cruzo mis brazos con los tuyos.
Arrojo a la pendiente de la vida
una canción que corre por mis venas
y se va, cual piedras, al fondo de mi abismo.

II
He visto caer, sobre mí, la luna…
esa diosa de plata y aceituna,
ese ramo de cristal encendido
que trastoca tu cuerpo de mujer
y me llena de ilusión mis días
como si yo estuviera eternamente
atado a la redondez de tu celda
y dejara que la lluvia rompiera
en la medianía de la noche
su celestial y luminoso encanto.

III
No sé qué decirte mujer, si he visto
a alguien gritar airado sus locuras
temblando de miedo y frío
arropado con su propia carne
y sus huesos arrumados en la calle
cantándole a la profundidad de su cordura
por el vano capricho de temerle a la lluvia.

IV
Otro sueño azul se nos consume…
y el gris llanto de tus ojos
es una daga hiriente, penetrante,
tras un grito de acomodado idiota
rozando el relieve de tu cuerpo
sin hacer conciencia de tus gustos…
Soy un loco porque he perdido
la última señal de tus preguntas
y el último sonido de tu boca…
Pero alguien me dice:-¡Nada es igual
cuando la luna se llena de oscuridad
y deja, dentro de ti, derramar sus versos!



Dalit Rafael Escorcia Marchena