CANTAR POR LA VIDA... NO IMPORTA SI ES POR TRISTEZAS Ó ALEGRÍAS



"Estos Cantos se harán en versos o en prosas; lo que importa de ellos es la forma de mover los sentimientos. Si éstos son de alegría: ¡Que Viva la Vida!... Y si son de tristezas ¿qué le vamos hacer? pero... ¡Que siga Viviendo la Vida!"

viernes, 9 de abril de 2010

HOMENAJE A BARRANQUILLA

A Barranquilla,
Mi pequeña naviera...


Ella se hizo sola, desde siempre,
Fue estrella del río y del mar
Fulgurante estela que navega
Bajo la luz celestial…


Nadie conquistó esta tierra
Ella se hizo conquistar…
Fue la tierra prometida
Que se ofreció como un manjar…


Barranquilla se hizo sola
Anclada a la rivera del río
Fondeada a la orilla del mar…
Fue pez, se hizo ave


Y comenzó a volar y volar…
Es gaviota que se aleja
Entre las sombras del tiempo
Y las caricias del mar…


Canta la pequeña niña
En la alameda tropical…
Una canción de hermosa cuna
Que al poeta hizo cantar.




CANCIÓN DE LUZ
I

Una ciudad, como la mía,
Es un sitial de humano cielo,
Un espacio de jolgorios y alegrías,
Una canción del mar:
¡Oh, Navegante de un río de soles y de sueños!

II
Esa diosa del Caribe, altiva, jovial y risueña,
Madre del folklor, reina de la cumbia.
Eres la canción de luz profunda,
Con el azul del mar, tú me acaricias
Y me abrazas con el frescor de tus delicias.

III
Enlazas, mi ser con tus dedos
De brisas y de lluvias…
Grata Dama, de señorial acento
Tu pulcritud, muchas veces, la mancillan,
Pero eres fuerza arrogante de lo honesto
¡Brote de luces! ¡Oh, Mi Barranquilla!

IV
¡Hoy quiero clamar por tu contento…
Sin importar que hurten
El cantar de tus verdes sinfonías,
Siempre serás mi luna y sol,
Mis alegrías
Mi anchuroso mar,
Mi dulce río,
Espejo sustancial donde me miro,
Tierna grácil… mi linda villa,
Broche del mar, ojal del río!




HOMENAJE A BARRANQUILLA

Buscas unir todas tus aguas
Anidar tus sueños y los ajenos
Recorriendo con tus brisas los recuerdos
Remos, de la nave gris, de tu existencia
Alas que te permiten alzar el vuelo…
No te dejes detener por esta angustia
Quieres permanecer en el ascenso
Unida a una patria que te busca
Intensamente para salir a flote
Luego que te ha dejado sola
Lanzándote al olvido de la historia
Ahogándote en sus afanes centralistas.


Mar y rio, te rodean desde siempre,
Introducen en ti bella hidalguía…


Pero eres madre de loca algarabía
Amor de todo aquél que a ti se arrima
Templo del Mar Caribe-gran Océano,
Reina que te miras en el sol y la luna
Imponente dama de vestido azul y verde
Abres tus brazos a todos los turistas.


Como te quiero mi linda villa,
Haces de todo caminante un visitante
Invitándolo a que nunca te olvide
Cantar el hermoso Himno, de
Amira, nuestra Rosa, desde tus orillas.



Dalit R. Escorcia M.
21 de marzo del 2010.