CANTAR POR LA VIDA... NO IMPORTA SI ES POR TRISTEZAS Ó ALEGRÍAS



"Estos Cantos se harán en versos o en prosas; lo que importa de ellos es la forma de mover los sentimientos. Si éstos son de alegría: ¡Que Viva la Vida!... Y si son de tristezas ¿qué le vamos hacer? pero... ¡Que siga Viviendo la Vida!"

sábado, 23 de enero de 2016

“LEVES SEGMENTOS DE SENTIMIENTOS…”

I
Es mejor guardar silencio
ante los golpes de la vida
porque aquel que en sí suspira
hace leve sus tormentos…

II
Ya llegaron las gaviotas
y en sus alas traen la brisa
y  tú  traes en  tu sonrisa…
un suspiro de alma rota…

III
No hay lamento más profundo
que el adiós de un ser querido
cuan nos parte sus quejidos…
cuando  zarpar de este mundo.

IV
Y a la orilla de ese océano
que nos vio emerger del río
se hizo un manto  sombrío
al soltase nuestras manos…

V
Ahora temo por tu vida y por la mía,
se que los dos nos amamos…
y a la luz de la tristeza umbría
se tejen los odios  humanos…
VI
Alguien nos mira de reojo
nos acusa con su mirada…
sabe que nuestro amor es nada
si su corazón entra en enojo…

VII
Pero a los dos sólo nos importa
querernos sin perjuicio alguno…
a mí me llevarán a la horca
y a ti a un lugar  taciturno…

VIII
Así, en esa crisis profunda
se sumirá nuestra historia
sólo quedará en la memoria
de aquellos que no son santos.

IX
Mas las huellas se dilatan
y se entregan a los caminos
ese será nuestro destino
en una corriente de plata…

X
Bella doncella de nácar
que dejas a mi inspiración
el brillo de mi cielo en tu sol
en ese liquido escarlata…

Autor: Dalit R. Escorcia Marchena.
Barranquilla, Colombia.
Enero 23 del 2016.

"Un dibujo que sintetiza el arte de la palabra con el arte pictórico."

martes, 19 de enero de 2016

V

…está vestida de rosa la delicadez de tu cuerpo,
él se amolda a la forma de una flor que emerge,
que brota, de los pétalos más tiernos. Y vigorosos
como un par de volcanes, ardientes de lavas…
 tus senos incitan mis deseos e invitan a mis labios
a saborear el néctar más sublime de  los dioses…

…con la suavidad de mis manos rozo esa rosa
y se eriza tu piel abriendo los canales  más secretos
de las profundidades sagradas de tus espacios
donde con ansia busco los bordes de tus labios
y dejo sumergir mi lengua en el calor perenne
de ese nido que atrapa sin compasión mi cuerpo.

Algo me dice que son los pétalos más húmedos
que he rozado con la yema de mis inquietos dedos.
Ahora levanto el centro de mi cuerpo y me escapo
hacia el centro del cáliz con el cabalgar de tu potro
y retorno al borde de mis pensamientos eróticos
cual pequeño que busca la ternura de esos senos.




Autor: Dalit Rafael Escorcia Marchena.
Enero 19 del 2016.