CANTAR POR LA VIDA... NO IMPORTA SI ES POR TRISTEZAS Ó ALEGRÍAS



"Estos Cantos se harán en versos o en prosas; lo que importa de ellos es la forma de mover los sentimientos. Si éstos son de alegría: ¡Que Viva la Vida!... Y si son de tristezas ¿qué le vamos hacer? pero... ¡Que siga Viviendo la Vida!"

lunes, 17 de octubre de 2011

¡A LOS INDIGNADOS!

“Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.”
                               Los Heraldos Negros, César Vallejo.

  
 ¿Qué hago con este personaje, que soy yo?
Lo quisiera dominar pero no puedo…
Me hace perder rápidamente los estribos
Me hunde en su levedad y desconsuelo.

Este personaje no es el poeta. A veces
Siento que realmente ese soy yo…
Lo veo, a menudo, perderse en sus locuras
Sufrir por otros como un mártir

Nada lo detiene en sus argucias, lucha
Mas vuelve a caer en sus dolores y torturas,
Abre sus brazos, en señal de regocijo,
Y vuelve a cerrarlos cuando está solo;

Solo… en la soledad de los difuntos,
Quisiera reivindicar luchas que ya son viejas:
Oquedades abiertas por el hambre
Que teje entre la gente mil angustias…

Ahora, emergen tantas voces repitiendo lo mismo,
Es mejor recoger nuevamente las banderas,
Doblarlas y guardarlas lentamente…
Porque siempre, siempre, y en cada siglo

Aparecen ofuscados, tormentosos y altaneros
Los causantes del dolor y la ebriedad,
En sus sueños ostentosos los indignos
Y a quienes quieren doblegarlos con sus gritos…

¡Indignados corren todos por las calles
Llevando entre sus manos las banderas
Y en sus voces las consignas…
Ya se mueren asustados  los indignos!


Barranquilla, 17 de octubre del 2011.