CANTAR POR LA VIDA... NO IMPORTA SI ES POR TRISTEZAS Ó ALEGRÍAS



"Estos Cantos se harán en versos o en prosas; lo que importa de ellos es la forma de mover los sentimientos. Si éstos son de alegría: ¡Que Viva la Vida!... Y si son de tristezas ¿qué le vamos hacer? pero... ¡Que siga Viviendo la Vida!"

domingo, 2 de mayo de 2010

LOS CUENTOS DEL “NEGRITO”

Todo empezó en una noche de locura. Él, un niño que sólo tenía una edad de trece o catorce años, salía por las calles del barrio a vender papas rellenas. Él tan sólo era un niño sano, pero después cogió otro camino, por donde lo llevaron a la perdición.
La gente del barrio decía que él era bueno. Por qué ese cambio tan repentino. Pues, todos comenzaron a murmurar. Y pasaron dos años casi completos, y ya el supuesto niño bueno, era un joven que le gustaba robar. Ya después lo conocían como “El Negrito”. Nadie se sabía responder cómo él había cambiado. Y murmuraban cuando lo veían pasar por las calles. Pero ellos no sabían por qué él había cambiado.
Hasta que un domingo, día cinco de diciembre del 2000, lo vieron andar con amistades que tenían malas influencias. La gente del barrio comenzó hablar de él. Al día siguiente, lunes festivo, él estaba en el puente con sus amistades metiendo “marihuana”, ya después era todos los días, por las noches. Se volvió un drogadicto.
Después, como al mes, la calle se sentía silenciosa, yo tenía un presentimiento cómo si algo le fuera a pasar a él. Pasaron como tres horas, cuando nos dieron la noticia de que por estar robando le habían disparado en el píe. Lo llevaron al Hospital de Barranquilla, allá lo atendieron de urgencia. Ya después, como a los siete días, le dieron de alta. Él se vino para su casa. Cuando ya habían pasado cinco días de reposo, “El Negrito” en ves de componerse se puso peor. Y como al mes, él comenzó de nuevo con las drogas.
Y un martes de carnaval, se robó un celular de cámara, y como iba de carrera porque había hurtado no le sacó el chip, lo identificaron, y a él lo estaba buscando la policía. Cómo dicen por ahí, “dio papaya” y lo pillaron los “tombos”. Se lo llevaron para la cárcel de La Ciudadela. Allá duró tres meses. Cuando vino, que ya lo habían soltado, llegó de nuevo por acá, por las calles del barrio; y la gente lo veía y lo reparaban, porque claro, vino grueso y se sentía
“quietecito”. Pero como a los siete u ocho días, otra vez se daño, se puso a “meter y a soplar” de nuevo.
Y ahora vende dulce con sus amistades por las calles del barrio. Claro que no se ha dejado de las drogas o el vicio.
Los hechos se habían realizado en el barrio. Pero aunque todavía lo buscan, no sólo a él, sino a sus amistades… pero a él más. Siempre se tiene que estar escondiendo de los “tombos”. Ahora, no sólo él es el malo, también el tipo de primo que tiene… es peor que él. Más de tres veces lo han metido preso… y muchas cosas le han pasado en la cárcel. Por creerse el más importante lo apuñalearon en el estomago, y de urgencia también lo llevaron, pero ahí mismo en la cárcel.
Ese primo del “Negrito” duró como aproximadamente siete u ocho años preso por un gran crimen. También andaba en el narcotráfico, de chofer, el era el que llevaba el cargamento. Pero un día lo “pilló” la “polí”, se lo llevaron de nuevo. Entonces, en el mismo lugar nuevamente trasladaron al “Negrito” por un robo.
Ya a ese “Negrito” no le importaba que lo vieran por las calles robando. La gente del barrio tenía que estar todo el tiempo con las rejas con candado, porque decían que era capaz de robar por otra parte, por aquí también iba a robar.
Ahora entre todos paran peleando. Un día dos de ellos estaban peleando un pedacito de “marihuana” que supuestamente costaba ese pedacito quinientos pesos. No sabían controlarse y uno casi lo apuñalea al otro en el brazo izquierdo. Ellos son como diez, su banda se llama “los carros locos”. Y pues, ahora andan todos casi unidos. Ya no se les ve tanto el “viaje” de robar… eso es lo que yo creo. El primo del “Negrito” se llama o le dicen “el armandito”.

Escrito por:
Brendis Barranco
Estudiante de 11º
I.E.D."Inmaculada Concepción"
Barranquilla-Colombia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario